martes, 5 de enero de 2016

Hombrecillos de jengibre

Tengo un truco para que los Reyes Magos me traigan más regalos.
Si si, lo habéis leído bien, no falla nunca, ya podéis ser las personas más malévolas del mundo que con este truco, un vaso de leche y tres chupitos de pacharán no se olvidaran de pasar por casa. Coger lápiz y papel y apuntar: ¡Hombrecillos de jengibre!



Sii!! Son las gingerbread men tan típicas en Estados Unidos. Esas galletas tantas veces vistas en la tele, esas familias con la abulita y sus nietos haciendo montones de galletas, con un enorme árbol de navidad precioso en medio del salón y todos cantando villancicos en un gran piano blanco al lado de la chimenea.
Yo ni soy  abuela, ni tengo una casa enorme ni un enorme árbol, ni..., vamos, que solo tengo las galletas.



Os confieso que tenía mucho miedo a estas galletas. Nunca había probado el jengibre y se me ocurrió comprar una tableta de chocolate con jengibre. ¡Dios! ¡sabia a rayos!. Pero mi cabezonería no podía permitirme no hacer estas galletas. ¿Como no las iba ha hacer? Siempre decían que estaban buenísimas, que el olor al cocinarlas alimenta, y oye, ¡¡¡Que todo eso es verdad!!!



Es la masa de galletas que más me ha gustado de todas las que he probado. Aparte de estar buenísima, (de una encuesta realizada entre 30-40 personas entre las edades de 2-59 años, el 100% repitió) me parece que es una masa super versátil, cambiando un par de ingredientes se pueden conseguir recetas totalmente nuevas.



La receta esta basada del blog Sugared Nerd (os dejo el Link de la receta original), pero bastante modificada, hasta diría que es una receta completamente nueva, de ahí que os diga que la masa es versátil, podéis ponerla a vuestro gusto siempre que respetéis las cantidades de líquidos y sólidos.
Vamos con la receta:
---------------------------------------------------------------------------
Ingredientes 
  • 1 huevo L
  • 1 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1 1/2 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 85 ml de miel
  • 450 gr harina 
  • 100 de azúcar 
  • 250 gr mantequilla sin sal a temperatura ambiente
---------------------------------------------------------------------------
Elaboración
En un cuenco, batimos la mantequilla junto con el azúcar (no hace falta batir mucho, con un par de minutos es suficiente). Añadimos el huevos y batimos hasta que este totalmente integrado. A continuación añadimos la miel. Cuando este bien batido, echamos la harina, la canela y el jengibre, previamente tamizado, y mezclamos. Podéis mezclarlo con batidora, siempre con las varillas de amasar (es mucho más rápido) o a mano. Cuando tengamos una masa homogénea, la envolvemos en papel film y refrigeramos mínimo 4 horas. 
Pasado este tiempo precalentamos el horno a 180º.
Sacamos la masa, la cortamos en dos, la mitad que no vayamos a estirar en ese momento la metemos en el frigorífico para que no se caliente. Estiramos hasta obtener 0,5 cm de grosos, cortamos la masa con los motivos que elijamos y refrigeramos las galletas ya cortadas y en la bandeja durante 10 minutos.
Metemos al horno durante 7-9 minutos o hasta que veamos que empiezan a dorarse. Sacamos y dejamos enfriar.

Observaciones

  1. Si queréis galletas más crujientes dejarlas en el horno un par de minutos más o cortarlas más finas, si al contrario las queréis blandas cortarlas más gruesas.
  2. Las he hecho sin bicarbonato y el resultado son galleta más planas y sin deformaciones, pero de igual sabor.
  3. Podéis decorarlas como queráis, o simplemente no decorarlas.
  4. Yo hago la masa la noche antes, así me aseguro que este bien fría. Si no tenéis nada para hacer después de abrir los regalos y desayunar roscón que mejor que hacer galletas con vuestros hijos, primos, nietos o sobrinos!!

Ser buenos y hacerme caso, que estas galletas triunfaran
¡Felices Reyes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...